Compendium de guitarreros: Entrevista con Elias Bonet Monné (España)

Elias_Bonet.jpg

Estoy encantado de tener a Elias Bonet Monné de Barcelona, España.

 

Q1. Cuéntenos sobre su luthier (y la historia).

Todo empezó cuando necesité un luthier para corregir problemas de afinación en la guitarra con la que yo estudiaba.  El destino me llevó hasta el taller de los Hermanos Yagüe.  Don Raúl Yagüe aceptó mi encargo, dejando esa guitarra impecable.  Con el tiempo nos hicimos muy amigos, y llegó el día en el que le encargué una guitarra Yagüe.  Ante la duda de si aceptaría el encargo, mi sorpresa fue su respuesta: ¿Quieres construirte tu propia guitarra?  Si quieres, yo te enseñaré.  Por supuesto le respondí que sí.  Y así fue cómo Don Raúl Yagüe me abrió todo su universo, y me contagió su pasión por la construcción de la guitarra.  Me hizo su discípulo, quiso ser mi maestro, pero sobretodo es mi amigo.

Durante seis años estuve visitando el taller de los Hnos. Yagüe, y entre virutas y virutas, fueron pasando por su taller personas que han resultado ser muy importantes en mi vida como luthier.  Raúl me presentó a Don Juan Antonio Reyes Torres, otro excelente constructor quien también me abrió las puertas de su taller, y con quien también tengo muy buena amistad.  Sintiendo el apoyo de ambos maestros, llegó el día de abrir mi propio taller de construcción de guitarras, allá por marzo de 2009.

 

Q2. ¿Cuál es la idea de una guitarra que suene bien para usted? Y ¿qué hace para lograrlo?

Es difícil contestar a tus preguntas.  Hay algo subjetivo que me hace feliz cuando toco una guitarra.  Quiero decir, que algunas guitarras me resultan atractivas y otras no, pero eso podría cambiar en las manos de otros.  Desde mi punto de vista, lo que hace una guitarra excelente es:

  1. Alta capacidad de producir armónicos.  La guitarra tiene que ser capaz de responder a la intención de modificar el color del sonido por el guitarrista dependiendo de la posición de los dedos en las cuerdas, la fuerza de la pulsación, y la cantidad de uña que usa. Según los parámetros previamente dichos, algunos armónicos suenan mientras otros no, y eso crea distintas sonoridades. Se modifica el timbre.
     
  2. Elasticidad.  La guitarra tiene que ser blanda y sensible a tu cuerpo.  Tiene que haber una falta de tensión a lo largo de las maderas de la guitarra, dejando vibrar de la cabeza al braguero, y de la tapa al fondo. 
     
  3. Afinación.  La corrección del puente, cuando se encola, debe de ser muy precisa para asegurar que la entonación de la guitarra esté perfecta. Sobretodo cuando tocas simultáneamente cuerdas al aire y en 4ª posición.  Tocar el primer movimiento de "La Catedral" es una buena prueba para encontrar guitarras que no estén bien compensadas. 
     
  4. Y por supuesto, ni lo más importante, ni la última de las virtudes, el instrumento tiene que haberse construido con amor.  En mi caso, no me preocupo demasiado por volumen, aunque sí por la proyección.  Construyo las guitarras siguiendo el sistema tradicional español.  Una gran parte de Torres, un poquito de Bouchet, y todo lo que viene de mi. Prefiero una buena proyección que un volumen atronador. La guitarra no es un piano, no le pidamos que lo sea.
     
  5. El uso de buenas maderas.  No doble tops, ni fibras de carbono, kevlar…ni lo que sea.  Cuanto más plástico pongas en una guitarra más sonará a plástico.  

 

Q3. ¿Cuál es la idea de una guitarra que sea fácil de tocar? Y ¿qué hace para lograrlo?

El guitarrista tiene que sentirse cómodo cuando toca la guitarra.  Cuando eso ocurre, el músico normalmente se olvida del instrumento y solo se preocupa por interpretar la música.  Para conseguirlo, solo hago que todo sea lo más perfecto posible según lo que descubrí a lo largo de mi vida profesional.

 

Q4. ¿Qué opina sobre los métodos de acabado tradicional como barnizado a muñequilla y los métodos nuevos como algunas lacas, barnices sintéticos)?

Lo que no sea a gomalaca, no me interesa.

 

Q5. ¿Qué opina de las guitarras de tiro corto como las que están a 640, 628 y 615mm, en cuanto la facilidad de tocar, la calidad sonora, el volumen, y el diseño? ¿Hay alguna demanda para la gente de las manos pequeñas (quizás para exportar) o para las guitarristas femeninas que están aumentando? 

Las guitarras de tiro corto suelen tener una riqueza tímbrica enorme, muy bella, pero lo malo, es que también hacen más presentes los errores en la afinación del instrumento y del intérprete.  Por lo general son más blandas y de ello resulta un timbre más hermoso, pero una pérdida de potencia plausible.

Hasta ahora nunca nadie me ha puesto el inconveniente de tener unas manos demasiado pequeñas.  Más bien al contrario, todo aquél que prueba una guitarra mía se sorprende por la comodidad y la facilidad de tocar.  De hecho, mando una parte de mi producción a Japón, y sé que la clientela tanto es masculina como femenina, y ya sabemos que las manos fememinas son más pequeñas. Y las japonesas, aún más!!

 

Q6. Muchos lectores dicen que, suelen terminar muy confusos después de probar muchas guitarras en una tienda o luthier. ¿Podría darnos algunos consejos, desde el punto de vista de los guitarreros, cómo se averigua la calidad de la guitarra (construcción, sonido y la facilidad)? 

Subjetivamente, es muy importante la primera impresión de una guitarra.  El primer segundo de tocarla.  Hay que quedarse con esa sensación.  Y si al rato de tocar, ese instrumento te invita a seguir tocando, eso es muy buena señal.

Objetivamente, que afine combinando notas en 4ª posición y al aire (por ejemplo tocando el primer y segundo movimiento de La Catedral); La comodidad, pues significa que no tengas que hacer esfuerzos locos para tocar la guitarra; la riqueza tímbrica, buscando todas las sonoridades posibles sobre una misma cuerda.

Desde el punto de vista de la construcción, pueden buscar en los detalles del mueble, si está bien acabada o no, sobretodo por el interior.  Dice mucho del cariño que un guitarrero le pone al instrumento.

 

Q7. ¿Ofrece algún servicio 'posventa' a los clientes, sobre todo a los que están nerviosos para hacer una considerable inversión?

Evidentemente, cualquier necesidad "posventa" de un cliente será atendida.  Si se refiere a devolver un instrumento porque no le convence, pues en este caso, no.  Dejo que mis clientes toquen tantas veces como necesiten un instrumento antes de decidirse, pero una vez se lo llevan, no acepto la devolución solamente porque el cliente cambió de idea.  Otra cosa es que el instrumento tenga algún problema, pero eso es tan raro como que nunca me ha pasado.

 

Q8. ¿Cómo afecta la carencia de algunas maderas, como por ejemplo jacarandá, a su métodos, y la calidad del producto final?

No afecta en nada.  Nunca usé Jacarandá.  Más bien es una mala madera para la vida de una guitarra.  Tiende a rajarse con los cambios de humedad.  Es inestable.  Hay otras muchas variedades que suenan igual o mejor que la Jacarandá y que se explotan de forma controlada.  Es más, nadie me ha pedido jamás una guitarra con Jacarandá.  En mi caso, no uso ninguna madera por la que deba preocuparme por que se agote.

 

Q9. ¿Cómo ve el futuro de esta bella tradición en el siglo XXI?

Lo veo sano, fuerte y muy vivo.  La revolución industrial europea le hizo mucho daño a la artesanía en general, pero por suerte ya hace algunos años que se está volviendo a la producción artesanal a pequeña escala.  ¡Y lo celebro!

Galería: 

Elias_Bonet.jpg Elias_Bonet1.jpg Elias_Bonet2.jpg Elias_Bonet3.jpg