Francisco Tárrega: ¡Adelita! (Mazurka)

Francisco Tárrega

Según una leyenda, el nombre de esta obra Adelita proviene de Adela Aymerich, supuesta hija ilegitima del Rey Alfonso XII.

Musicalmente, la pieza se basa en el estilo Romántico concebido por Frederic Chopin.

Chopin se fue de Polonia a los veinte años y nunca volvió. De su búsqueda de la inspiración e identidad en la memoria de su infancia, resulta la creación de unos estilos instrumentales nuevos como sus mazurkas. La mazurka de Chopin es un resultado de una fusión de las tres danzas tradicionales de su país nativo Polonia, la mazurek, una danza viva; la kujawiak, una danza romántica o calmada; y la oberek, una danza viva que se baila girando.

Siguiendo la idea de la mazurka estilizada de Chopin, Tárrega parece inspirarse en la kujawiak cuya música se caracteriza por su melodía sentimental o melancólica con el uso del rubato para componer Adelita. A diferencia de otras obras de mazurka de Tárrega, para Adelita, el compositor evita la representación literal de la característica rítmica en puntillo en el primer tiempo de las mazurek/kujawiak, (ocurre sólo una vez en el penúltimo compás), posiblemente, para dar la prioridad a la melodía liríca. Sin embargo, dicha apariencia única del ritmo en puntillo combinado con el constante acento en el segundo tiempo insinúa que es una mazurka.

La música posee el poder de evocar los recuerdos bonitos. Esta Adelita me transporta a aquel día en el que toqué esta pieza en España. Estaban muy amigos míos, entre ellos, una amiga polaca. Fue la primera vez que oyó Adelita pero reconoció inmediatamente el sonido de la kujawiak de su país natal y los dos estábamos muy sorprendidos.